En Telelavo tenemos el compromiso de cuidar el planeta tan bien como lo hacemos con la ropa. Somos transparentes para dar todo el detalle ecológico de los procesos que utilizamos en cada uno de nuestros talleres.


Con el fin de reducir nuestra huella ambiental, hemos fijado diversos objetivos de desarrollo sostenible, en los que también incluimos a nuestros clientes, ayudándolos a reducir su huella hídrica y su huella de carbono.

Huella hídrica

La capacidad media de una lavadora doméstica es de 8 kilos y se necesitan más de 64 litros de agua en cada ciclo. Esto supone un gasto excesivo, sobre todo cuando los lavados no se optimizan en tiempo y espacio.


En Telelavo, aunque separemos coladas y las adecuemos a cada capacidad de lavado, gracias a la más alta tecnología podemos controlar el uso de agua que necesitamos y reducirla al máximo, ni más ni menos.

Todas nuestras lavadoras ofrecen la limpieza en húmedo para prendas delicadas, tecnología que utiliza el agua como principal elemento, y que ajusta el movimiento del tambor para llegar hasta las manchas más profundas de la manera más eficiente.


Todos nuestros detergentes son ecológicos y con un impacto medioambiental mínimo, apostamos por el uso de ingredientes de química sostenible y clasificados como biodegradables rápidos.


Todos los productos que utilizamos en Telelavo, son productos que cuentan con la etiqueta Ecolabel de la UE que garantiza que tanto la forma de creación, como su desecho, cumplen con estándares ecológicos más exigentes.

Alargamos el ciclo de vida de nuestros elementos y de tus prendas

En Telelavo apostamos por materiales reutilizables, reciclables y compostables, por lo que en una búsqueda de la generación cero de residuos, nuestros elementos de entrega y recogida de prendas están hechos con materiales sostenibles y apoyando el comercio local.


Plantamos cara al fastfashion, apoyamos la moda sostenible y el consumo responsable de moda: lavar en Telelavo alarga la vida de las prendas hasta un 30%. El mimo y el tratamiento que le damos a los tejidos hace que apenas se deterioren.


Creemos que, tras el primer uso común de cualquier objeto, siempre es posible su reutilización o reciclado, desde nuestras cajas de entrega de la ropa limpia hasta los kilos de pelusas que sacamos de nuestras secadoras: nuestro objetivo sostenible a medio plazo es convertir en madejas estos pequeños textiles para darles una nueva vida y convertirlos en nuevas prendas.